sábado, 13 de julio de 2019

Poema la Corbata del Pastor

poema la corbata del pastor

Pastor:  Hoy por la mañana anduve de tienda en tienda
Caminaba y caminaba buscándote un regalito!
De una artística vitrina me gusto esta corbata…
Pedí que me la envolvieran y corrí hasta mi casa.
Le dije alegre a mi esposa:
Mujer, mira que belleza!
¿no es verdad que es muy hermosa?
Y así,  con esta corbata, yo me sentía orgulloso.
Pero, mientras me arreglaba para venir a la fiesta
Yo pensaba, recordaba y comencé a tararear
Sin  siquiera darme cuenta:
Estoy listo si el me llama… a su viña a trabajar!
Recuerdo que un poco sucio, como también despeinado,
me colé en aquella sala donde lo estaban cantando.
Yo miraba a todas partes como un perrito asustado,
tu me dijiste: Hola niño… y te sentaste a mi lado!
Yo te recuerdo pastor:
Joven, alegre, entusiasta, jamás te sentías cansado.
Eras un niño entre niños…
y predicando eras Santo!
Recuerdo que fue un domingo,
observando y observando
Precoz, cual todos los niños
Me di cuenta de ese nudo de tu corbata “gastado”
Recuerdo cuando después que a Cristo entendí mejor
Y acepté por Salvador a  Jesús en el altar.
Cuando lloré arrepentido por mis pecados de niño
Yo te vi  pastor querido por vez primera, llorar!
Desde entonces…cuantas veces te he visto llorar!
Sé que lo hiciste también cuando pegué el estirón
Y creyéndome un señor, me fui al mundo a aventurar
Andaba ya por los quince, cómo rodé por el fango!
Como caí de profundo en el hoyo del pecado.
Pero como todo cansa y su verdad Dios impone
Yo me cansé de algarrobas y una fuerza guío mis pasos
Sin darme cuenta hacia donde..
Lo cierto… me vi parado frente a la puerta del templo.
La puerta estaba entre abierta,
sin darme cuenta avance, creí la sala desierta,
pero NO, me equivoqué, un alma estaba despierta!
Tu estabas orando allí
Y escuché que era por mi, para que pronto volviera.
Te toqué entonces el hombro
Pastor, si ya estoy aquí!
Me pareció que jamás te había visto tan feliz
Oh Dios mío que alegría
Oh que alegría Dios mío,
Repetías, me abrazabas, te reías, y llorabas!
Fue entonces que me di cuenta
Cuanto sufres por las almas!
Siempre te vi sonreír
aunque mil cargas llevabas…
Que el chisme, que el problemita,
que otro quedo en el camino, que hay que visitar enfermos!
Tu cabeza emblanquecía
y tu andar mas cansino se te hacia  cada día.
Cuantas veces yo me dije:
Jamás seré un pastor!
Es que siempre con ardor
Yo te vi luchando solo
Sólo el pastor contra el mundo
y los demás…Criticando!
Arrebatándole al diablo las almas de sus dominios
Aconsejando al más joven
Instruyendo a los hermanos
echando fuera demonios y ayudando al desvalido
Y el domingo…
el domingo con tu traje y tu corbata gastada
predicando compuestito.
Es por eso que pastor…Yo te traje un regalito
Es esta nueva corbata que quise darte de niño,
Pero ahora que tus pasos
por caminos del recuerdo uno a uno he seguido
Me da vergüenza ofrendarlo al pastor
Padre y también, al mejor de mis amigos.
Como te mereces hoy lo mejor pastor querido
En tus venas, en tus luchas y abnegado ministerio
Recién pastor te comprendo
Y si nadie te canto..
yo lo hago en estos, mis versos!
Fuente: Unvasomasfragil.com
Escrito por Pastor Claudio Cuevas.

¿Habrá Algo Imposible Para Dios?

No Abandones El Proceso (Con versiculos sobre los procesos de Dios)

Dios le respondió esto; He aquí que yo soy Jehová, Dios de toda carne; ¿habrá algo que sea difícil para mí? Jeremías: 32:27


Normalmente cuando nos enfrentamos a situaciones de las cuales no sabemos como enfrentarlas en la vida , muchas veces nos sentimos incapaces y limitadas nuestras fuerzas para dar pasos, y hacer emprendimientos de los cuales un día nos propusimos de la mano de Nuestro Dios, siempre sucede que cuando una persona se pone metas y objetivos por los cuales luchar siempre van a venir los vientos contrarios queriéndote hacer retroceder.


 

¿habrá algo que sea difícil para mí?

Jeremías un siervo de Dios el cual se desarrollaba como una persona temerosa de Dios ; llego un momento en su vida en el cual no se explicaba aquellas cosas que Dios le estaba llevando a hacer ; Dios le ordeno que comprara una heredad dentro del territorio de Israel ; siendo que ya esa ciudad iba a ser saqueada por un pueblo enemigo ; puesto que el no entendía la orden de Dios, llego al punto de preguntarle a  Dios que para que iba a invertir en aquella tierra si iba a ser asolada ; a causa de ello Dios le respondió esto; He aquí que yo soy Jehová, Dios de toda carne; ¿habrá algo que sea difícil para mí? Jeremías: 32:27
Hay cosas que Dios permite que nosotros hagamos o que el nos guía hacer y todo va respaldado con un propósito divino sin embargo aunque muchas veces no lo entendamos es importante descansar en que Dios tiene el control absoluto de nuestras vidas.
No se trata de nuestro esfuerzo , de nuestro esmero o de nuestra disposición ; sino mas bien de la obra poderosa de Nuestro Dios manifestada en los momentos de nuestra limitación ; como Jeremías muchas veces nos podemos ver privados de explicación a cosas que estemos viviendo en lo personal , laboral , económico , familiar , matrimonial etc..; porque la mirada de Dios no solo esta en el presente sino en lo por venir.

La respuesta de Dios

Muchas veces nos frustramos por lo que estamos viviendo en el presente , problemas , sinsabores de la vida , y situaciones que no logramos entender ; pero la Gloriosa respuesta de Dios hacia Jeremías fue  ¿habrá algo que sea difícil para mí?; esta respuesta a cualquiera de nosotros nos deja perplejo ante cualquier compromiso o circunstancia en la que nos podamos encontrar ; hay muchos que en este 2019 se establecieron retos , metas , objetivos ; propósitos los cuales cumplir ; pero quizás se  sientan apocados porque no poseen los recursos de como suplir todo lo que conlleva aquella visión o meta.
Pero déjame decirte amado hermano (a); que esto no se trata de lo que tu y yo hagamos sino mas bien de que para Dios no hay nada imposible ;aunque para Jeremías parecía ilógico e inentendible ; para Dios había una razón y esa razón era que sus ojos estaban en el futuro no solo en el presente ; que cosas te habrán hecho menguar en tu fe , el desanimo , el desaliento , no tienes como enfrentar los compromisos económicos en tus estudios , en tu casa , los problemas matrimoniales ya son muy fuertes y no sabes como solucionarlos ? ; hay una palabra de parte de Dios para tu vida en este mismo momento ; He aquí que yo soy Jehová, Dios de toda carne; ¿habrá algo que sea difícil para mí?.

Levanta tu mirada hacia  el cielo

Nada por mas difícil que sea para el ser humano para Dios no lo es ; que es un cáncer?, un sida? , una tristeza?, una traición?, que tu esposo(a) se convierta?,el desempleo ? , que es amado hermano(a) , este es el momento que levantes tu mirada hacia  el cielo y mires a lo alto y reconozcas que para Dios nada hay imposible y he aquí el convierte tu valle de lagrimas en fuente de gozo , tu tristeza en alegría , tu tribulación en fortaleza ; si tan solo te aferras a esta promesa de seguro comprenderás que si Dios obro el en pasado lo volverá hacer otra vez ; Dios no se mueve de acuerdo a nuestro panorama o de acuerdo a nuestras expectativas ; déjame decirte algo en este mismo día Dios manifiesta su brazo sobre tu vida y supera diez veces mas las expectativas que tu tenias acerca de El.
Quizás las situaciones te habían enceguecido tu visión de mirarle a El y únicamente a El ; este es el momento en donde a través de este principio te  digo; no hay nada imposible para Dios; El es poderoso para sanarte si estas enfermo , El es poderoso para levantarte si estas caído , El es Poderoso para hacer todas las cosas nuevas si tan solo te vuelves a El.
Si en este momento estas dispuesto a aferrarte de esta palabra ; repite con jubilo esta oración ;
Padre Nuestro que estas en el Cielo ; en este momento me aferro a tu palabra y yo declaro que no hay nada imposible para ti ; proclamo que tu mano se mueve en este mismo momento ; para sanar , liberar , restaurar , cambiar y transformar todas las situaciones dificiles que estoy viviendo ; declaro que eres Poderoso para proveer en todos los sentidos y me declaro un vencedor en el Nombre Poderoso de Jesús, amén.
Por Guía del Espíritu Santo
Carlos y Chantalle Villarreal
Misioneros y Evangelista.. Miami FL . USA.

Cicatrices del Alma - Reflexión


En un día caluroso de verano, en el sur de la Florida, un niño decidió ir a nadar en la laguna, detrás de su casa. Salió corriendo, se tiró en el agua y comenzó a nadar feliz. No se dio cuenta de que un cocodrilo se le acercaba.
Su mamá desde la casa miraba por la ventana, y vio con horror lo que sucedía, enseguida corrió hacia su hijo, gritándole lo más fuerte que podía. Oyéndole, el niño se alarmó y viró nadando hacia su mamá, pero fue demasiado tarde.
Desde el muelle, la mamá agarró al niño por sus brazos, justo cuando el cocodrilo le agarraba sus pequeñas piernas. La mujer jalaba determinada, con toda la fuerza de su corazón. El cocodrilo era más fuerte, pero la mamá era mucho más apasionada, y su amor no la abandonaba. Un señor que escuchó los gritos, se apresuró hacia el lugar, con una pistola, y mató al cocodrilo. El niño sobrevivió y, aunque sus piernas sufrieron bastante, aún pudo llegar a caminar.
Cuando salió del trauma, un periodista le preguntó al niño si le quería enseñar las cicatrices de sus pies.
El niño levantó la sábana y se las mostró. Pero entonces, con gran orgullo, se remangó las mangas y señalando hacia las cicatrices en sus brazos le dijo:
“Pero las que usted debe ver son éstas”.

Eran las marcas de las uñas de su mamá, que habían presionado con fuerza. “Las tengo, porque mi mamá no me soltó y me salvó la vida”.
Nosotros también tenemos las cicatrices de un pasado doloroso.
Algunas son causadas por nuestros propios desaciertos, pero algunas son la huella de Dios, que nos ha sostenido con fuerza para que no caigamos en las garras del mal.
Algunas veces nos conducimos tontamente en algunas situaciones peligrosas. La vida está repleta de riesgos, y nos olvidamos que el enemigo nos espera para atacarnos. Ahí es cuando empieza la lucha de halar y tirar. Si tienes las cicatri­ces de Su amor en tus brazos, sé muy, pero muy agradecido. El no te dejó, y no te dejará ir.
Dios te bendiga siempre, y recuerda que si te ha dolido alguna vez el alma, es porque Dios te ha agarrado demasiado fuerte para que no caigas.
Todos estos casos dejan cicatrices en el alma. Personas que jamás pudieron ser las mismas. Pero la pregunta ante todos estos problemas es como cerrar a herida y al ver la cicatriz saber que ya todo pasó y ver la posibilidad de un nuevo comienzo.
¿En quién me apoyo? ¿A quién busco? ¿Quién pudiera ayudarme? Ante estas situaciones naturales, necesitamos una fuerza sobrenatural: a Dios, quien en diversas situaciones a utilizado su poder para hacer nuevas todas las cosas, para cambiar la tristeza en alegría, para calmar la desesperación y convertirse en nuestro único apoyo 24 horas, los 7 días de la semana, aquel que nos entiende porque nos formo y conoce exactamente la profundidad de esa cicatriz.
¿Qué vas a hacer con tus cicatrices? ¿Vivir toda tu vida lamentando que las tienes, preguntándote por qué te sucedió aquello a ti? Si bien es cierto que las cicatrices son imborrables, siempre estarán allí, cuando te fortaleces en las áreas en las que no tienes ninguna y le das oportunidad a Dios para que te sane, tu vida puede comenzar de nuevo, te darás cuenta de que amaneció de nuevo para ti y que tu vida puede ser mejor que nunca antes. Dios tiene el poder de hacer que una historia con cicatrices tenga un final feliz
Fuente: reflexiones.cristianas.com

viernes, 28 de junio de 2019

La Importancia De Mostrar Una Buena Actitud

Resultado de imagen para hombre feliz

El equipo de básketbol de la escuela secundaria en el que jugaba no estaba logrando una buena temporada, así que un día el entrenador tuvo una de esas reuniones con el equipo en la que todos los jugadores estaban en silencio y escuchando. Él insistía continuamente en la relación que hay entre la actitud del equipo y el registro de victorias y derrotas. Todavía puedo oír sus palabras: «Muchachos, sus capacidades dicen "ganen", pero sus actitudes dicen "pierdan"».

Los padres son convocados a la escuela para hablar acerca de su hijo. ¿El asunto? Timmy, alumno de quinto grado, ha decaído en las calificaciones y está causando serios problemas entre sus compañeros. Las pruebas de actitud demuestran que es intelectualmente capaz, sin embargo fracasa de manera miserable. El maestro opina que tiene una «mala actitud».

El cuerpo pastoral se reúne para tratar el caso de una miembro de la congregación. En la discusión se oye constantemente la frase: «Tiene una actitud "terrible"».

Difícilmente pasa un día sin que la palabra «actitud» entre en una conversación. Se la menciona como motivo de queja o de cumplido. Podría significar la diferencia entre una promoción o una remoción. Algunas veces la sentimos, otras la vemos. Sin embargo, es difícil explicarla.

La actitud es un sentimiento interior expresado en la conducta. Es por eso que a la actitud se la ve sin decir una sola palabra. ¿No hemos visto la cara hundida del malhumorado, o la mandíbula saliente del decidido? De todas las cosas que usamos, nuestra expresión es la más importante.

Mi hija Elizabeth ha traído mucha alegría a la familia, sin embargo su personalidad tiende a veces a ser melancólica. Cuando se siente así, su cara no expresa felicidad. Mi esposa Margaret le compró una estatuilla que dice: «Pon una cara feliz». Es un recordatorio de que nuestras expresiones reflejan nuestros sentimientos interiores.

La Biblia nos enseña que «Jehová no mira lo que mira el hombre; pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón» (1 Samuel 16:7). «Engañoso es el corazón más que todas las cosas y perverso; ¿quién lo conocerá?» (Jeremías 17:9). Estas declaraciones expresan nuestra incapacidad para saber con seguridad cuáles son las emociones que hay dentro de alguien. Pero pese a que no podemos juzgar a otros por su expresión interior, muchas veces las manifestaciones exteriores son «una ventana del alma». Una persona que lanza «una mirada que mata», con toda probabilidad no está cantando en su interior «Algo bueno te va a suceder».

Como la actitud se expresa con frecuencia en nuestro lenguaje corporal y se nota en la expresión de nuestro rostro, puede ser contagiosa. ¿Han notado lo que sucede a un grupo de gente cuando una persona, por su expresión, revela una actitud negativa? O, ¿han notado el estímulo que reciben cuando la expresión facial de un amigo muestra amor y aceptación?

La presencia de David y la música que tocaba alegró a un atormentado rey Saúl. La Biblia nos dice que: «El Espíritu de Jehová se apartó de Saúl, y le atormentaba un espíritu malo de parte de Jehová» ( 1 Samuel 16:14 ). Se les dijo a sus siervos que buscaran a alguien que pudiera elevar el espíritu del gobernante. Trajeron a David al palacio y Saúl «le amó mucho[...] Y Saúl envió a decir a Isaí: Yo te ruego que esté David conmigo pues ha hallado gracia en mis ojos. Y cuando el espíritu malo de parte de Dios venía sobre Saúl, David tomaba el arpa y tocaba con su mano; y Saúl tenía alivio y estaba mejor, y el espíritu malo se apartaba de él» (vv. 21-23 ).

A veces la actitud puede simularse exteriormente engañando a los demás. Pero por lo general este fingimiento no dura mucho. La actitud siempre trata de aflorar.

Mi padre disfruta contando la historia del niño de cuatro años a quien le dio una rabieta. Después de reprenderle su madre le dijo: «Hijo, ¡ve a esa silla y siéntate, ahora mismo!» El pequeño fue a la silla, se sentó y dijo: «Mamá, estoy sentado en la silla por fuera, pero estoy de pie por dentro».

El sicólogo y filósofo James Allen, dice: «Una persona no puede viajar interiormente y permanecer quieta exteriormente». Pronto, lo que sucede dentro de nosotros afectará a lo que sucede afuera. Una actitud dura es una enfermedad terrible. Produce una mente cerrada y un futuro oscuro. Cuando la actitud es positiva y conduce al crecimiento, la mente se expande y comienza el progreso.


 Por: John Maxwell

Mi Padre Es El Piloto - Reflexión


Cuentan que un hombre subió a un avión para viajar a Nueva York. padecía de ansiedad y le daba mucho miedo volar. Tomó varias pastillas relajantes y procuró descansar un poco. En esto un niño de unos 10 años entró buscando su asiento y se sentó justo a su lado. El niño era muy educado, lo saludó y se puso a colorear en su libro de pintar. El niño no presentó rasgos de ansiedad ni nerviosismo al despegar el avión.

El vuelo no fue nada tranquilo, hubo varias tormentas y mucha turbulencia. En un momento dado hubo una sacudida muy fuerte en el avión, y aunque todos los pasajeros estaban muy nerviosos, el niño mantuvo su calma y serenidad en todo momento. ¿Cómo lo hacia?, ¿Porqué su calma? Se preguntaba aquel hombre.
Ya al final del vuelo, intrigado, le preguntó: “Niño: ¿no has tenido miedo?”. “No señor” – contestó el niño – y mirando su libro de pintar le dijo: “Mi padre es el piloto”.
Esta historia me recuerda al Salmo 130, uno de los más cortos pero sin duda de los más bellos de la Biblia:
“Señor, mi corazon no es ambicioso
ni mis ojos altaneros;
no pretendo grandezas
que superan mi capacidad
sino que acallo y modero mis deseos
como un niño en brazos de su madre”
Hay tiempos en nuestra vida que los sucesos nos sacuden un poco y nos encontramos en turbulencia. No vemos terreno sólido y nuestros pies no pisan lugar seguro. No tenemos dónde agarrarnos, y no nos sentimos seguros. En esos momentos hay que recordar que nuestro Padre  Celestial es nuestro piloto. A pesar de las circunstancias, nuestras vidas están puestas en el creador del cielo y la tierra.
Esa es la fe, la que nos alienta y nos da confianza en los momentos difíciles. Démosle gracias a Dios por la fe que nos ha regalado y pidámosle que nos la conserve y se la dé a aquellos que pasan por momentos de prueba…

Mi Padre es el Piloto reflexión 2

El hombre observó al niño solo en la sala de espera del aeropuerto aguardando su vuelo.
Cuando el embarque comenzó, El niño fue colocado al frente de la fila, para entrar y encontrar su asiento antes que los adultos.
Al entrar al avión, el hombre vio que el niño estaba sentado al lado de su asiento.
El niño fue cortés cuando conversó con él y, enseguida, comenzó a pasar el tiempo pintando un libro.
No demostraba ansiedad o preocupación con el vuelo mientras las preparaciones para el despegue estaban siendo hechas.
Durante el vuelo, el avión entró en una tempestad muy fuerte,lo que lo hizo balancearse como una pluma al viento.
La turbulencia y las sacudidas bruscas asustaron a algunos pasajeros.
Pero el niño parecía encarar todo con la mayor naturalidad.
Una de las pasajeras, sentada del otro lado del corredor,  estaba preocupada con todo aquello y preguntó al niño:
– No tienes miedo?
– No señora, no tengo miedo, respondió él, levantando los ojos rápidamente de su libro de pintar.
¡Mi padre es el piloto!
Existen situaciones en nuestra vida que recuerdan un avión pasando por una fuerte tempestad.
Por más que intentemos,  no conseguimos sentirnos en tierra firme.
Tenemos la sensación de que estamos colgados del aire
sin nada para sostenernos, para asegurarnos, en que
apoyarnos, y que nos sirva de socorro.
En estas horas debemos recordar,   con serenidad y confianza, que:
NUESTRO “PADRE” ES EL PILOTO
Y QUE POR MUCHAS QUE SEAN NUESTROS  PROBLEMAS Y DIFICULTADES, DIOS NOS AMA Y NOS CUIDA.

miércoles, 29 de mayo de 2019

Los Padres Como Espejo Para Los Hijos

Resultado de imagen para padre y hijo

¿Sabías que los padres son responsables de lo que sus hijos creen de sí mismos, y que esto empieza desde el momento en que nacen?

Los niños creen 100% en sus padres, y son su primera figura a imitar. Para ellos papá y mamá son lo MÁXIMO, hasta que les demuestren lo contrario. Y es que ellos son seres tan frágiles que con sólo una de tus palabras, o una acción involuntaria de uno de sus padres, pueden lastimar su corazón.

En este artículo aprenderemos el poder que tienen los padres sobre la autoestima de sus hijos.
¿Has visto a tu hijo llorar con tanto sentimiento sin razón, por algo que paso contigo, que hasta el aire les falta, y no has querido llorar con ellos?, y aunque lo abraces y acaricies, podrás detener su llanto, pero no el dolor que hay en su corazón.

Las palabras y acciones tuyas pueden destruir el futuro de tu hijo, él será quien le dijiste que es, si le has dicho que es un campeón, entonces será un campeón, pero si por el contrario cuando derramó la leche o quebró un vaso, le dijiste “inútil”, has creado en él un sentimiento de fracaso que si no lo detienes a tiempo, tu hijo empezará a fracasar en todo.

Los niños aprenden 100% lo que viven, lo que ven, lo que se les dice, y eso es lo que ellos demostrarán a los demás. Si tu hijo se siente amado, aunque tú no estés a su lado, se sentirá seguro porque sabe que sus papás lo aman y están ahí, aunque no estén presentes. Esto se logra diciéndoselo, abrazándolo, y demostrándolo en todo cuanto hace.

Has visto a un niño de 3 años, cuando hace cualquier cosa insignificante para uno, como pararse en un pie y decirte mami mira, él espera ver tu reacción, si en lugar de alabar su acción lo regañas y le dices que estas ocupado, nunca más te ensenará algo que haga por simple que sea, si por el contrario lo felicitas y le dices ?Wao!, verás que te seguirá mostrando sus hazañas, que aunque para ti sean simples, para él es uno de los mayores descubrimientos y que a la vez está desarrollando su capacidad motora.

¿Quieres darte cuenta si en tu casa hablan a gritos?, escucha cómo habla tu hijo, si habla a gritos es porque no le estas prestando la atención necesaria y esa es su manera de lograrlo o que esta acostumbrado a un ambiente hostil. En cambio si ves que tu hijo te llama la atención cuando subes el tono de voz con tu pareja o hacia ellos, quiere decir que no está acostumbrado a esto, y le desequilibras su entorno.

¿Quieres entonces que tu hijo sea un triunfador y sobre todo un niño FELIZ?, pues lo será siempre que tú estes ahí para ayudarle a limpiar la leche cuando la tire al suelo, para recoger los vasos rotos.

Lo será si estás ahí para alabar sus hazañas, para secar sus lágrimas cuando se de por vencido, para animarle a continuar y a terminar lo que ha empezado, para decirle que lo amas y que es el mejor regalo que Dios te ha dado.

Entonces sólo así tu hijo podrá decir “soy lo que soy, gracias a quien me lo enseñó”, y podrá salir adelante en las situaciones que se le presenten por más difíciles que sean.

Te invito a que esta noche, vayas a la cama de tu hijo, y mires lo indefenso que es, y sientas la paz que te transmite cuando esta dormido, y ahí frente a su cama, pregúntate, ¿Qué está aprendiendo mi hijo de mí?, y ora de la siguiente manera: Agradece a Dios por tu hijo, por este regalo precioso que te ha dado, sea en las circunstancias que fueran, es un regalo de Dios para tí. Pide perdón a tu hijo por cada palabra y acción que lo hirió, y pídele a Dios que sea Él quien te guíe de ahora en adelante.

Haz lo que hizo Abraham con Isaac en Génesis 22, entrégaselo a Dios y que sea Él, el encargado de guiarte en la educación de tu hijo. ¡Quien mejor que Dios, que tanto nos amo que entregó a su hijo único, para salvarnos!. (leer Juan 3:16)

A partir de ahora, recuerda que todo lo que tu hijo aprende, es lo que vive y que tu eres responsable en gran parte de esto. Y tu hijo enseñara a sus hijos lo que el aprendió.

Autor: Andrea Carrillo, 

Ahora O Nunca: Dedícale Tiempo A Tu Padre

Resultado de imagen para padre y hijo

Mi padre se levantó cada mañana a las 5:30 a.m por 52 años, excepto el domingo, para ira a trabajar. Por 52 años estuvo de vuelta a las 5:30 p.m., como reloj, para cenar a las 6:00 p.m.

Todo lo que pedía de mi como su hija, era sostener su martillo mientras reparaba algo, para que pudiésemos tener un tiempo para conversar. 

Nunca vi a mi padre regresar enfermo del trabajo, ni tampoco tomarse una siesta. No tenía entretenimientos más allá de cuidar de su familia.

Por 22 años, desde que dejé el hogar para ir a la universidad, mi padre me llamó cada domingo a las 9:00 a.m. Siempre estuvo interesado en mi vida, sobre cómo le iba a mi familia, y nunca le oí quejarse de su vida.

Hace nueve años, cuando compré mi primera vivienda, mi padre de 67 años, invirtió ocho horas al día por tres días en el intenso calor de Kansas, pintándola. 

No me dejaba pagarle a alguien que lo hiciera. Todo lo que pedía era un vaso de té frío, y que le sostuviese la brocha de pintura para poder conversar conmigo. Pero yo estaba demasiado ocupada, tenía una práctica legal que ejercer, y no podía disponer del tiempo para sostener una brocha o hablar con mi padre.

Hace cinco años, a la edad de 71, otra vez en el sofocante calor de Kansas, mi padre invirtió cinco horas armando un columpio para mi hija. De nuevo, todo lo que pedía era que le llevase un vaso de té frío y le hablase. Pero nuevamente yo tenía ropa que lavar y una casa que limpiar.

Una llamada me llegó a las 4:40 p.m., ese día: mi padre estaba en el hospital en Florida con un aneurisma. Tomé un avión de inmediato, y mientras iba en camino, pensé en todas las veces en que no había tomado el tiempo para hablar con mi padre. Me di cuenta que yo no tenía idea de quién era él o cuáles eran sus más profundos pensamientos.

Decidí que al llegar, le compensaría por todo el tiempo perdido y tendría una conversación larga y agradable con él para realmente conocerle. Llegué a Florida a la 1 a.m.; mi padre había muerto a las 9:12 p.m. Esta vez fue él quien no tuvo tiempo para hablar conmigo o tiempo para esperarme. En los años desde su muerte he aprendido mucho acerca de mi padre, y aún sobre mí misma. 

Como padre nunca me pidió nada excepto mi tiempo; ahora tiene toda mi atención, todos y cada uno de mis días. 

Nos cuesta a veces darle el tiempo precioso a quién realmente se lo merece. Sin duda esas personas no nos niegan el suyo. Vamos hoy a decdicarle tiempo a quien se lo merece. 

Acuérdate de los tiempos antiguos, Considera los años de muchas generaciones; Pregunta a tu padre, y él te declarará; A tus ancianos, y ellos te dirán. Deuteronomio 32:7.


Fuente: sitiodeesperanza.com

jueves, 9 de mayo de 2019

En El Camino - Reflexión

Imagen relacionada

“Sucedió que mientras hablaban y discutían entre sí, Jesús mismo se acercó, y caminaba con ellos.”  Lucas 24:15

¿Cuál es tu rumbo? La vida es en sí alcanzar un propósito determinado. Parece que las dos personas que se dirigían a Emaús perdieron su rumbo cuando Jesús murió. Tenían esperanza en que el hijo de David iba a redimir a Israel, pero con su muerte creyeron que todo había llegado a su final, aunque sabían que ya estaban en el tercer día del cual el Maestro les habló.
Jesús se acercó a estas personas y les preguntó sobre que hablaban. Uno de ellos, Cleofas, estaba asombrado porque ese forastero no conocía todo lo que había sucedido en Jerusalén, por lo que al no reconocer al Maestro, le hablaron de Jesús, poderoso en palabra y obra, de cómo fue entregado a las autoridades y crucificado, cómo las mujeres vieron la tumba vacía y que no hallaron el cuerpo.
Mientras caminaban, Jesús les tuvo que recordar todo lo que los profetas de la antigüedad predijeron. Cuando llegaron a la aldea a la que ellos iban, Jesús hizo como si tuviera que ir a otro lugar, pero ellos lo invitaron a su vivienda como muestra de hospitalidad porque ya anochecía.
“Y aconteció que estando sentado con ellos a la mesa, tomó el pan y lo bendijo, lo partió, y les dio. Entonces les fueron abiertos los ojos, y le reconocieron; mas él se desapareció de su vista.” 
Cuando el forastero desapareció se dieron cuenta de que todo el tiempo se trató de Jesús ¡Él estaba vivo! Salieron del lugar y retornaron a Jerusalén para reunirse con los once discípulos.

Que los problemas de la vida no nublen tu fe en Dios y en su Palabra que es fiel y se cumple, ten la mirada puesta en Jesús, Él siempre te acompaña en tu caminar diario, aunque no lo puedas ver.
Fuente. cristojuvenil.com.do