domingo, 1 de diciembre de 2019

La Pequeña Casa Móvil Con Invernadero Con La Que Estabas Soñando



Una casa moderna y bonita construida por Olive Nest Tiny Homes, apodada The Elsa, en cierto modo la casa más pequeña que no se parece a ninguna otra casa diminuta que yo haya visto nunca.



Cuando llega a su destino, la pequeña casa tiene un remolque separado que se conecta con ella, con un invernadero montado.


 

En esencia, una pequeña casa con dos remolques que se convierte en una sola.

 

El interior es tan impresionante como el exterior, como se puede ver en el vídeo.



El interior de la casa mide 30 metros cuadrados, e incluye un área de asientos de tamaño completo, cocina, mostrador de comedor, baño y dormitorio.

 

Dispone de un mini-split para calefacción y aire acondicionado. ¿Te gusta?


Fuente:  ecoinventos.com

viernes, 25 de octubre de 2019

Nunca te Dejaré - Reflexión

Resultado de imagen para canimando parejas

Sé audaz y cree «porque Dios ha dicho: “Nunca te dejaré; jamás te abandonaré”. Por medio de esta promesa el Señor le da todo a su pueblo. «Nunca te dejaré». Gracias a esta promesa ningún atributo de Dios se dejará de usar a nuestro favor.
Ninguna de las promesas de Dios son privadas, como si alcanzaran a una sola persona, porque lo que Dios le dice a uno de sus santos, se lo dice a todos. Cuando él abre un pozo de agua para un cristiano es para que todos beban de él. Y cuando abre la puerta del granero para distribuir alimento, un hombre hambriento podrá ser el motivo inicial, pero sin lugar a dudas, todos los santos hambrientos pueden acercarse y comer.

Oh, creyente, que la promesa fuera originalmente hecha a Abraham o a Moisés, no establece diferencia alguna porque te la dio a ti como heredero de su pacto. No hay bendiciones elevadas de Dios que estén tan altas que tú no puedas alcanzarlas, ni una vasta misericordia que sea demasiado ancha como para ti. «Sube hasta la cumbre del Pisgá y mira al norte, al sur, al este y al oeste.

Contempla la tierra con tus propios ojos» (Deuteronomio 3:27). Contempla toda la extensión de la divina promesa de Dios, porque toda la tierra que ves es tuya, ¡te pertenece! No hay un solo arroyo de agua viva del que no puedas beber. Si es una «tierra donde abundan la leche y la miel» (Éxodo 3:8), entonces come de la miel y bebe de la leche, porque ambas te pertenecen.


Sé audaz y cree «porque Dios ha dicho: “Nunca te dejaré; jamás te abandonaré”. Por medio de esta promesa el Señor le da todo a su pueblo. «Nunca te dejaré». Gracias a esta promesa ningún atributo de Dios se dejará de usar a nuestro favor. ¿Es él poderoso? Entonces va a «mostrar su poder a favor de los que tienen un corazón perfecto para con él» (2 Crónicas 16:9, RVR 1995).¿Es él amor? Entonces, te coronará cubriéndote «de amor y compasión» (Salmo 103:4). Todo atributo que describa el carácter de Dios, se usa plenamente a nuestro favor.

Para resumir por completo esta verdad, no hay nada que puedas desear, que puedas pedir, nada que puedas necesitar en este tiempo o en la eternidad, nada vivo o muerto, nada en este mundo o el siguiente, nada ahora ni nada en la mañana de la resurrección ni en el cielo que no esté incluido en este versículo: «Nunca te dejaré; jamás te abandonaré».

Fuente: sigueme.net

Siete Pasos Para Triunfar En Tu Día A Día.

Resultado de imagen para caminando parejas

Triunfar en la vida nunca es fácil y mucho menos se triunfa de casualidad. La vida exitosa depende en gran parte de lo que vayas a poner en tu corazón. Por lo tanto tu futuro depende de lo que decidas.
Seis Pasos para Triunfar

1. Conoce a Dios. No un conocimiento histórico, sino personal. Conoce Sus caminos, Su voluntad y Su poder. Dios dice: “Pues por falta de conocimiento mi pueblo ha sido destruido.” (Oseas 4.6a). “Lo que pido de ustedes es amor y no sacrificios, conocimiento de Dios y no holocaustos.” (Oseas 6.6) Y Romanos 11.33 dice: “¡Qué profundas son las riquezas de la sabiduría y del conocimiento de Dios!”

2. Conócete a ti mismo. Tienes un origen sobrenatural con un propósito específico en la vida y un destino eterno. Aprende lo que Dios piensa y dice de ti. “Dios puede hacer muchísimo más que todo lo que podamos imaginarnos o pedir, por el poder que obra eficazmente en nosotros.” Efesios 3.20

3. Mira con quién te juntas. Rodéate de personas de fe. “Quien con sabios anda, a pensar aprende; quien con tontos se junta, acaba en la ruina.” Proverbios 13.20 (TLA). Elije muy bien tus amistades.

4. Aprende a perdonar. “Cuando oren, perdonen todo lo malo que otra persona les haya hecho. Así, Dios, su Padre que está en el cielo, les perdonará a ustedes todos sus pecados.” (Marcos 11:25-26) “No juzguen, y no se les juzgará. No condenen, y no se les condenará. Perdonen, y se les perdonará”. (Lucas 6.37) “Sean bondadosos y compasivos unos con otros, y perdónense mutuamente, así como Dios los perdonó a ustedes en Cristo.”(Efesios 4.32)

Les debemos perdón a quienes nos ofenden y nos hieren porque Dios nos perdonó a nosotros. Y si perdonar es un mandato de Dios entonces es algo posible de hacer.
No se trata de un sentimiento sino de una decisión. Es la decisión de no vengarse, decisión de no odiar, decisión de no cobrar. En una ocasión escuché una gran verdad: No perdonar es como tomarse un veneno y esperar que sea el otro quien se muera.

5. NUNCA te rindas. Lo que todavía no has logrado es porque no lo has intentado. Aprende de tus fracasos. Si has fallado significa que no funciona de esa manera y debes intentarlo de otra forma. El apóstol Pablo nos alienta así:“Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.”Filipenses 3.13-14

6. Cuida tu grandeza. Somos herederos en el reino de Dios. Las gallinas caminan con la cabeza hacia abajo, pero la Biblia habla de nosotros como águilas que remontan vuelo en las alturas: “pero los que confían en el SEÑOR renovarán sus fuerzas; volarán como las águilas: correrán y no se fatigarán, caminarán y no se cansarán”. Isaías 40:31 (NVI)
No te olvides de dónde vienes, sólo así sabrás hacia dónde dirigir tu camino.
Fuente: sigueme.net

jueves, 24 de octubre de 2019

10 Consejos para orar por la persona que te gusta

Resultado de imagen para parejas orando

Elegir la persona con la que compartiremos nuestras vidas por siempre, es algo muy serio. Por esa razon la oración no debe faltar todo el tiempo que dure este proceso hasta encontrarla.
No hay duda de que la oración debe estar presente en todo momento de nuestras vidas. Orar no es simplemente pedir cosas a Dios. Cuando oramos estamos reconociendo que Dios es dueño de nuestras vidas y queremos su guía y deseo para nosotros. Desafortunadamente muchos cristianos no tienen ni idea de cómo orar por un compañero o compañera. En muchos casos este proceso es muy carnal o muy “sobre espiritual”.
A continuación quiero compartir contigo 10 recomendaciones para orar por la persona que te gusta:
1. Déjate guiar por Dios y no por tus hormonas
Una de las razones por la que Dios desecha nuestras oraciones, es cuando le pedimos cosas que solo queremos para satisfacer nuestro egoísmo o nuestros deseos meramente carnales. La Biblia dice “Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites” (Santiago 4:3). Cuando te gusta una persona por el simple hecho de que solo te atrae su físico o sientes alguna atracción por la forma en como te miró o te trató una sola vez, etc, todavía no estás en condición de orar por eso. Seamos sinceros, los hombres tendemos a ser muy rápidos para fijarnos en una mujer y las mujeres a veces se emocionan demasiado con solo escuchar palabras bonitas de un hombre. La realidad es que cuando oras a Dios por una persona motivado por una revolución de tus hormonas o el impulso de tu ego y emociones, simplemente tu oración no es genuina ni con propósito.
2. No empieces a orar hasta que no estés seguro de lo que quieres
Partiendo del primer consejo, caemos a este punto. Llevas algunos días conociendo una chica o quizás llevas años viéndola, pero en lo más profundo de tu conciencia no te sientes convencido de que realmente quieres conocerla o tratarla con fines de una relación de noviazgo formal. Si tienes duda de que realmente te gusta una chica, tampoco es momento de comenzar a orar por ella. Medita en la tranquilidad, hazte preguntas a ti mismo tales como: ¿realmente me siento enamorado de ella? ¿Me siento en capacidad de enamorar a una mujer y responder con determinación si ella me abre las puertas de su corazón? ¿Mi inclinación por ella se debe a presión mis conocidos, del grupo o de los hermanos de la iglesia? ¿Qué es lo que veo en ella o qué puede ver ella en mi para realmente acercarme a su corazón? Cuando tengas tu cabeza clara, y si realmente tienes la determinación de enamorarla, entonces pide dirección de Dios en todo el proceso y pídele que te ayude a aclarar tus ideas. Si no sabes lo que quieres, entonces, no pierdas tiempo orando por una chica, mejor orar por ti mismo para que Dios guie tu vida. Pasa más tiempo con Dios y en intimidad con él podrás conocer más tu interior y tus verdaderas motivaciones.
3. Recuerda que vas a orar por una sola, no por varias
Si te gustan varias chicas al mismo tiempo, y piensas orar para que Dios te diga con cuál debes quedarte, por favor, no pierdas tiempo haciendo esa oración. Cuando vayas a orar, tu oración debe ser solo por una chica, no buscando la voluntad de Dios para que te diga cuál es la indicada entre las que te gustan.
4. Tu oración es en privado. No la involucres a ella
Si ya estás seguro que quieres orar a Dios por una chica en específico, recuerda que esa oración es entre tú y Dios. No tienes ninguna razón para acercarte a esa chica y decirle que estás orando por ella si aún ni siquiera la estás cortejando. Cuando haces eso lo que puedes provocar es que, ella se aleje de ti por tu querer ir demasiado rápido y porque ella no tiene ningún sentimiento hacia ti, por lo tanto la idea de decirle que estás orando por ella, lejos de agradarle, puede resultarle totalmente desagradable e inmaduro de tu parte. Primero ora en secreto, entre tú y Dios. Tampoco tienes que contarle a toda la iglesia o tu “grupito” que estás orando por esa chica.
5. No oren juntos “buscando” la voluntad de Dios en la etapa del enamoramiento
En la etapa del enamoramiento, cuando ambos han consentido conocerse con fines de explorar la posibilidad de establecer una relación formal, todavía hay muchas inseguridades, dudas, muchas emociones, muchas cosas por aprender y vulnerabilidad del corazón, especialmente en las mujeres. No es un buen momento para que ambos oren junto “buscando” la dirección de Dios para ver si pueden ser novios. Hacer eso, puede llevarlos a establecer vínculos emocionales y entrar en un terreno de intimidad apresurado que podría estar totalmente alejado de ser espiritual. Todo a su tiempo. Cada quien ore por su lado.
6. La oración no es un “conjuro”
Orar por el amor de una persona, no significa que tu oración funciona como una especie de “conjuro” para que Dios te entregue a esa persona. Significa que tú presentas a Dios tu deseo, pero te sometes a su soberanía y decisión porque él sabe quién es la persona idónea para ti.
7. No arrebates, ni decretes ni declares
La falsa doctrina de la confesión positiva ha estado presente en el lenguaje cotidiano de millones de cristianos. Miles de cristianos creen que con el solo hecho de “decretar” o “declarar” algo, sus palabras tienen poder para darle órdenes a Dios y hacer que el deseo de ellos se convierta en realidad. Pero hacer eso es perder tu tiempo y además una ofensa grave a Dios. Dios no existe para cumplir tus órdenes. También, actuar de esta manera es considerar una relación como algo sin importancia o algo que yo simplemente quiero tener. Es no estar dispuesto a pasar por los procesos difíciles y serios que son propios de conocer a una persona de Dios que puede convertirse en tu esposa o esposo.
Querer tener la mujer de tu vida solo con “declarar” o “decretar”, es una inmadurez que solo demuestras que no estás listo para orar por una mujer sino para seguir leyendo la Biblia y aprender más de Dios antes que pensar en noviazgo o matrimonio.
8. Dale a gracias a Dios por tu condición de soltero y por lo que tienes ahora
A veces tanto los hombres como mujeres entran en una situación de ansiedad cuando no tienen o no encuentran una pareja. No saben agradecer a Dios por la etapa de soltería, olvidan que hay beneficios en estar solteros (1 Cor 7:32), olvidan que la Biblia nos manda a estar contentos con lo que Dios nos ha dado y estar siempre gozosos (Heb 13:5; 1 Tes 5:16). Además la Biblia nos exhorta a echar sobre Dios nuestra ansiedad y depender de su cuidado para nuestras vidas (1 Pedro 5:7). Si tu oración a Dios por una mujer o hombre está cargada de ansiedad, desesperación, tristeza, desilusión, frustración, inconformidad con Dios por tu soltería, etc, entonces estás orando equivocadamente y sigues perdiendo el tiempo. Mejor cuéntale a Dios cómo te sientes, ve a Su Palabra y lee sus promesas como las que te pongo en este punto y descansa en Dios y disfruta de cada momento y etapa que él te ha dado. Tampoco tienes que estar orando cada segundo o yendo a todos los retiros de oración y a todos los ayunos solo para orar por esa chica o chico.
9. No ores por una pareja inconversa
La Biblia es clara y fuerte en cuando al requisito principal que debe cumplir la pareja con la que queremos pasar toda la vida. Debe ser cristiana. Si la chica por la que te gusta o por la que quieres orar no es cristiana, no pierdas tu tiempo pidiéndole a Dios que la “convierta”. No es la voluntad de Dios que te acerques en enamoramiento a una chica que no es cristiana. Si quieres orar por ella para que Dios le revele a Cristo, haces muy bien, pero no con el fin de que ella luego sea tu pareja. Orar en contra de lo que la Biblia establece, es orar en contra de la voluntad de Dios.

10. Hágase tu voluntad
Si después de los consejos anteriores, te sientes con total determinación de orar por esa chica que te gusta, si realmente estás seguro que esa es la mujer que quieres para ti, no olvides que si bien Dios puede concederte el deseo, la actitud de tu corazón debe ser siempre buscar su gloria. Ser siervo de Cristo es estar dispuesto a recibir de Dios cualquiera sea su respuesta y decir “hágase tu voluntad” (Mat 6:10). También recuerda que aun el apóstol Pablo, recibió de Dios un “NO”, aun cuando su oración no tenía nada de malo (2 Cor 12:8-9). Es decir, que tu corazón debe estar dispuesto sentirse satisfecho y alegre con la voluntad de Dios, porque al final, puedes tener todo lo que deseas en la vida, pero si es fuera de Su voluntad, será de mal y no de bien para tu vida.

lunes, 2 de septiembre de 2019

Siete Pasos para Triunfar en tu día a día.

Resultado de imagen para caminando

Triunfar en la vida nunca es fácil y mucho menos se triunfa de casualidad. La vida exitosa depende en gran parte de lo que vayas a poner en tu corazón. Por lo tanto tu futuro depende de lo que decidas.

Seis Pasos para Triunfar

1. Conoce a Dios. No un conocimiento histórico, sino personal. Conoce Sus caminos, Su voluntad y Su poder. Dios dice: “Pues por falta de conocimiento mi pueblo ha sido destruido.” (Oseas 4.6a). “Lo que pido de ustedes es amor y no sacrificios, conocimiento de Dios y no holocaustos.” (Oseas 6.6) Y Romanos 11.33 dice: “¡Qué profundas son las riquezas de la sabiduría y del conocimiento de Dios!”

2. Conócete a ti mismo. Tienes un origen sobrenatural con un propósito específico en la vida y un destino eterno. Aprende lo que Dios piensa y dice de ti. “Dios puede hacer muchísimo más que todo lo que podamos imaginarnos o pedir, por el poder que obra eficazmente en nosotros.” Efesios 3.20

3. Mira con quién te juntas. Rodéate de personas de fe. “Quien con sabios anda, a pensar aprende; quien con tontos se junta, acaba en la ruina.” Proverbios 13.20 (TLA). Elije muy bien tus amistades.

4. Aprende a perdonar. “Cuando oren, perdonen todo lo malo que otra persona les haya hecho. Así, Dios, su Padre que está en el cielo, les perdonará a ustedes todos sus pecados.” (Marcos 11:25-26) “No juzguen, y no se les juzgará. No condenen, y no se les condenará. Perdonen, y se les perdonará”. (Lucas 6.37)“Sean bondadosos y compasivos unos con otros, y perdónense mutuamente, así como Dios los perdonó a ustedes en Cristo.” (Efesios 4.32)

Les debemos perdón a quienes nos ofenden y nos hieren porque Dios nos perdonó a nosotros. Y si perdonar es un mandato de Dios entonces es algo posible de hacer.

No se trata de un sentimiento sino de una decisión. Es la decisión de no vengarse, decisión de no odiar, decisión de no cobrar. En una ocasión escuché una gran verdad: No perdonar es como tomarse un veneno y esperar que sea el otro quien se muera.


5. NUNCA te rindas. Lo que todavía no has logrado es porque no lo has intentado. Aprende de tus fracasos. Si has fallado significa que no funciona de esa manera y debes intentarlo de otra forma. El apóstol Pablo nos alienta así:“Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.”Filipenses 3.13-14

6. Cuida tu grandeza. Somos herederos en el reino de Dios. Las gallinas caminan con la cabeza hacia abajo, pero la Biblia habla de nosotros como águilas que remontan vuelo en las alturas: “pero los que confían en el SEÑOR renovarán sus fuerzas; volarán como las águilas: correrán y no se fatigarán, caminarán y no se cansarán”. Isaías 40:31 (NVI)
No te olvides de dónde vienes, sólo así sabrás hacia dónde dirigir tu camino.
Fuente: sigueme.net